logo-ysp.JPG

 

El centro de alfabetización “José Martí” nació en octubre del 2006, impulsado por la creencia de que son necesarias propuestas alternativas, como este método cubano, que modifiquen la realidad que está viviendo el país. Somos conscientes que una gran mayoría de la población argentina nunca logró insertarse en el sistema educativo y otros tantos que se vieron en la obligación de abandonarlo y nosotros, formando parte de esta sociedad, nos sentimos comprometidos a contribuir a favor de este cambio hacia una sociedad más justa. Creemos y sabemos que esos cambios son posibles, que forman parte de un proceso largo, pero que con compromiso y responsabilidad, tenemos la seguridad de que avanzamos hacia el bienestar de nuestro pueblo, o sea de todos nosotros.

 Todos los métodos de alfabetización son buenos y válidos siempre que se pongan en marcha con responsabilidad y compromiso. Nosotros tomamos el “ Yo, sí puedo” porque observamos ciertos aspectos que nos parecieron favorables por sobre otras técnicas de alfabetización.

 En primer lugar, se trata de un método  simple de llevar a cabo, ya que avanza de lo conocido hacia lo desconocido, tomando los números como punto de partida para relacionarlos con las letras.

En segundo lugar, destacamos que las clases, al realizarse a través de la imagen y el sonido, son originales y didácticas. Además tienen una extensión bastante reducida para no forzar la concentración de los participantes, con lo cual se hacen entretenidas y dinámicas.

En tercer lugar, los videos no sólo poseen información básica de letras y números sino que también contienen una carga de información general cultural necesaria para conocer nuestra historia.

En cuarto lugar, las personas que actúan en los videos, se muestran con problemas e historias de vida muy similares a la de los participantes, lo cual provoca que muchas veces, entre los personajes del video y los que estudian, se forme un lazo de semejanza e identificación.

Por último, y resaltando su particular importancia para nosotros, observamos que este método hace mucho hincapié en el vínculo afectivo entre los participantes y los facilitadores que actúan de nexo con el video.

La organización de las clases esta pensada para que no sobrepasen los 10 participantes por curso, de esta manera, se asegura la efectividad del método, por dos motivos intrínsicamente relacionados. Por un lado, el participante recibe atención individual, lo cual provoca que, con el tiempo, se genere una confianza necesaria para trabajar con total comodidad y a gusto. Por esto es que decimos que los motivos están relacionados, ya que construir un lazo afectivo con la otra persona, depende del lugar desde donde uno se sitúa para enseñar, y la fuerza de este lazo, afectará esta relación enseñanza-aprendizaje.

El alfabetizador ( facilitador) no sólo está brindando algo imprescindible (como lo es la herramienta de saber leer y escribir) sino que a la vez recibe de la persona que está aprendiendo anécdotas, experiencias, historias de vida, que afectan a ambas partes, que modifican miradas, provocan reflexiones y generan nuevos vínculos afectivos.

Las personas que encaramos este proyecto estamos convencidos de que es posible acabar con el analfabetismo en nuestro país. Se requiere de mucha conciencia, de paciencia de saber que el camino es largo y dificultoso pero con confianza, ganas y juntos podemos construir una sociedad más justa, solidaria y con dignidad, capaz de pensar y elegir qué papel jugar en el mundo.

Por eso te invitamos a participar, a darnos una mano, tenemos mucho para hacer en nuestro querido barrio de Barracas, porque ENTRE TODOS, SI PODEMOS!!!

“…todo hombre tiene derecho a educarse, y en pago contribuir a la educación de los demás…” José Martí.

 

 

Anuncios