Una veintena de mujeres vencieron el obstáculo del encierro para aprender a leer y escribir dentro del programa de alfabetización Yo sí Puedo. Pues, ayer 21 internas del penal de San Sebastián mujeres se convirtieron en las primeras graduadas de una penitenciaría en Bolivia, en el plan que busca reducir el analfabetismo puro y funcional en el país.“Estamos contentas porque hemos salido de la ignorancia y hemos conocido la luz de la sabiduría”, afirmó una de las internas que participó en el programa como facilitadora o maestra de sus compañeras.

En las paredes del cuarto, que sirvió para que las mujeres recluidas aprendan, se hallan testimonios del sacrificio y valor que tuvo para las mujeres marcadas por el infortunio el leer y escribir. “Legué con mucho dolor, mire a Dios y le dije porqué. Somos mujeres, maestras, alumnas. Si todos pueden, yo también puedo. Ahora tenemos el recuerdo de estudiar en el programa Yo sí puedo” (sic), dice un extracto del poema que la interna María García hizo al terminar el curso.

La graduación reunió a las familias de las internas. El auditorio del centro de orientación quedó pequeño para albergar a las graduadas y a decenas de familiares que acompañaron el evento. Las hijas agasajaron a las mamás con obsequios y flores.

El programa Yo Sí Puedo encontró las puertas abiertas del penal a diferencia de otros centros que se rehusaron a participar en el plan. Las 21 mujeres que se graduaron se prepararon durante tres meses y ahora están listas para una segunda fase que consiste en ingresar al sexto curso y continuar hasta lograr el bachillerato, comentó la coordinadora del programa municipal, Fanny Suárez.

La mayoría de las mujeres que se graduaron están recluidas por delitos de la Ley 1008 y ellas creen que tendrían una historia diferente si hubiesen accedido a la educación o conocieran sus derechos su suerte sería otra.

FUENTE: http://www.lostiempos.com/noticias/25-07-06/25_07_06_loc5.php

Anuncios